Calzado OFAHER en Guano

Armando es un artesano y empresario que siempre soñó con hacer calzado de calidad, ahora lo hace y es uno de los mejores del Ecuador.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

  • Armando Fajardo es un gestor artesanal.
  • Su negocio está ubicado en Guano y tiene 10 años.
  • Empezó con su negocio en el año 2.010, cuando retornó de España.
  • Ofrece: Maquinaria para calzado, calzado, correas.
  • El precio del calzado va desde 10 dólares en adelante, eso sí, es un producto de mucha calidad.
  • El horario de atención va de 8am. a 6pm.
  • Guano es conocida como la Capital artesanal del Ecuador.

La suerte acompaña a los audaces.

Armando es un emprendedor que regresó al país luego de haber aprendido zapatería en España e inició con su negocio de fabricación de calzado, correas y otros artículos de cuero. Aprendió este arte a los 25 años, trabajó hasta el año 1.999 en Guano, cuando inició una aguda crisis en el Ecuador y luego migró, como cientos de miles de ecuatorianos, a buscar mejores días en España. Regresó en el año 2.010, de España trajo maquinarias para empezar su fábrica de calzado, y a la vez se dedicó a importar maquinaria para vender y apoyar así a los colegas fabricantes de
calzado y artículos de cuero.

Desde pequeño tuvo el sueño de fabricar zapatos, le hacía ilusión tener su emprendimiento. Así, luchó por ello, y fue a aprender un poco más de este arte en otras tierras, sin embargo, el corazón estaba en el Ecuador, en su Guano, donde ahora vive su sueño y fabrica un hermoso calzado, durable, bien diseñado y a precios muy accesibles.
Ha participado en varias ferias de calzado en todo el Ecuador, y no solamente ha hablado de calzado, sino que se convierte en un embajador de su tierra y le habla a todo el que puede de todos los atractivos que tiene Guano. Así ha aportado y seguirá aportando Armando, porque está convencido de que hay mucho talento y atractivos en esta maravillosa parte del Ecuador.

Se siente orgulloso de su trabajo, no lo hace solamente por necesidad, sino también por gusto. Le encanta crear calzado y poner a disposición de su clientela sus productos. Sin duda, alguien que trabaja con tanta pasión y dedicación solo puede hacer cosas buenas.
Ahora está reinventándose, diseñando nuevos modelos, para satisfacer a nuevos grupos de clientes. Así, me comenta que está preparando sorpresas para rockeros y personas que gustan de calzado con ese estilo.

Ofaher tiene calzado para todos los gustos, es un calzado bueno, durable, y sobretodo, hecho con cariño, con manos ecuatorianas.
Armando garantiza a sus clientes un calzado cómodo, resistente y con un bonito diseño. Es más, si el calzado tuviera algún desperfecto de fabricación, él les dará un nuevo par o los reparará, de ser el caso.

Los emprendedores son personas comunes haciendo cosas fuera de lo común. Sus rutinas son extenuantes, ellos no tienen pretextos, ni se dan el lujo de poner pretextos, porque lo que hacen no solo hacen para ellos, sino para todos quienes formarán parte de ese emprendimiento. Ahí está la esencia del emprendedor, buscan crecer y también hacer crecer, generar comercio, para que su comunidad, su gente, los suyos puedan tener mayores oportunidades. Sus jornadas no tienen horario, muchas veces tienen que hacer de todo, y es lo que debe pasar, pues deben conocer
todas las aristas de su proyecto, así por ejemplo, no es raro ver al emprendedor gastronómico limpiar las mesas, lavar los platos, cobrar, cocinar, manejar sus redes sociales y sus estrategias de venta; contratar, pagar planilla, servicios, etc. Todo eso no en 8 horas de jornada laboral, pues su horario no se parece en nada a algo exacto y estable. Ellos están los días, las tardes, las noches y madrugadas (muchas veces) resolviendo problemas, buscando soluciones, ideando nuevas maneras de progresar.

Cada emprendedor lleva un niño en sus adentros, esos niños que juegan a crear, a los que no les puedes interrumpir, puesto que su actividad lúdica es lo más serio que tienen en la vida.
Cuando veas a un emprendedor, alégrate, porque atrás de él hay muchos sueños que nos llevan a todos a mejores días. Apóyale, aliéntale, hazle saber cuán valioso es él y cuán importante es su constancia y tenacidad para todos.