Family Center

El mejor pan es el pan del día, el que no nos falta y nos da energía para luchar para conseguir nuestros sueños.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

  • Es un emprendimiento gastronómico familiar que tiene 23 años.
  • Esta panadería - pastelería – cafetería está ubicada en Guano desde el año 1.997. En la Calle León Hidalgo y García Moreno (Parque central de Guano)
  • Doña Hilda Cruz empezó con este emprendimiento a los 49 años, con un pequeño horno en casa, haciendo 30 pancitos diarios.
  • Ofrecen pan de varios tipos, postres tipo tortas, mouse, pie, etc.
  • Los costos oscilan entre 0,12 centavos (el pan popular) hasta 50 dólares (los pasteles muy muy grandes), entre eso hay postres a 1 dólar, los pie o tartas 2 dólares. Todos, por supuesto, deliciosos.
  • Su horario de atención va de las 7am. hasta las 8pm. Todos los días.

Las grandes empresas, los grandes retos inician con una decisión, con un esfuerzo, a éste se le suma la constancia, la innovación y la creatividad.

Doña Hilda Cruz empezó con este emprendimiento a los 49 años, con un pequeño horno en casa, haciendo 30 pancitos diarios. Eso sucedió hace 23 años. Su hijo, José Luis, era muy joven y recuerda con alegría sus inicios y ver cómo ha ido progresando. De 30 panes diarios en un horno casero a una panadería completa con sucursal, varios productos y cafetería.

Este negocio empezó por necesidad, buscaron diversificar sus ingresos, porque la ocupación familiar, previa a la panadería, había sido la artesanía, sin embargo, dadas las circunstancias de la época, se tuvieron que reinventar, por lo que le apostaron a la gastronomía.

Se trabajan 3 turnos diarios en Family Center, las actividades empiezan desde las 2am, los panaderos preparan la masa para el pan y luego lo hornean, posterior a eso se encargan de lo referente a la pastelería. Es un trabajo bastante demandante, pero José Luis dice que todo vale la pena, porque su pan es muy apreciado y la gente ya cuenta con ese alimento.

La tradición de Family Center perdurará, porque toda la familia está involucrada en este negocio, poco a poco desean expandirse, para que la gente de otros sectores y otras ciudades puedan probar sus deliciosos productos y su cordial y cálida atención.

Esta familia se siente orgullosa de su actividad, porque han salido adelante, a pesar de las dificultades. “El progreso huele a pancito recién horneado y también a café”, nos dice José Luis, alegre y cordial. Su camino ha sido duro, pero, esas adversidades les ha unido, y con ello, han creado una tradición con el alimento sagrado, el pan.

Invitan a propios y lejanos a visitarlos, a probar un rico pan con café caliente y muchas delicias más. Nos garantizan un maravilloso trato y productos siempre frescos y deliciosos. Y yo, sí les creo.

Los emprendedores son personas comunes haciendo cosas fuera de lo común. Sus rutinas son extenuantes, ellos no tienen pretextos, ni se dan el lujo de poner pretextos, porque lo que hacen no solo hacen para ellos, sino para todos quienes formarán parte de ese emprendimiento. Ahí está la esencia del emprendedor, buscan crecer y también hacer crecer, generar comercio, para que su comunidad, su gente, los suyos puedan tener mayores oportunidades. Sus jornadas no tienen horario, muchas veces tienen que hacer de todo, y es lo que debe pasar, pues deben conocer
todas las aristas de su proyecto, así por ejemplo, no es raro ver al emprendedor gastronómico limpiar las mesas, lavar los platos, cobrar, cocinar, manejar sus redes sociales y sus estrategias de venta; contratar, pagar planilla, servicios, etc. Todo eso no en 8 horas de jornada laboral, pues su horario no se parece en nada a algo exacto y estable. Ellos están los días, las tardes, las noches y madrugadas (muchas veces) resolviendo problemas, buscando soluciones, ideando nuevas maneras de progresar.

Cada emprendedor lleva un niño en sus adentros, esos niños que juegan a crear, a los que no les puedes interrumpir, puesto que su actividad lúdica es lo más serio que tienen en la vida.

Cuando veas a un emprendedor, alégrate, porque atrás de él hay muchos sueños que nos llevan a todos a mejores días. Apóyale, aliéntale, hazle saber cuán valioso es él y cuán importante es su constancia y tenacidad para todos.