La Quinta El Edén

Festejar y vivir las alegrías de otros, es ser feliz dos veces.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

  • Este negocio tiene 20 años, está en el cantón Guano, provincia de Chimborazo.
  • Es un negocio familiar, que ofrece servicio de bar, espacio para eventos sociales.
  • Horario de lunes a sábado de 8am. a 10pm.

Eligieron esta actividad para poder servir a esa parte de público que buscaba un lugar para entretenerse, tomarse algo y conversar. También para quienes buscan un espacio para celebrar sus reuniones sociales como bautizos, matrimonios, primeras comuniones, confirmaciones, aniversarios, etc.

Han visto innumerables eventos en sus salones, cada uno de ellos fue importante y atendido con gran dedicación, puesto que para Alejandro, los clientes son la esencia y la vida de Quinta “El Edén”. Así, a cada uno de ellos los recuerda, y siempre regresan y traen más amigos.

Alejandro recuerda desde niño con ilusión los espectáculos que realizaban con caballos, así, el rodeo y otras atracciones; eso ha sido un sello característico de esta Quinta que durante su tiempo de existencia ha acogido a propios y extraños, quienes encantados por la maravillosa atención, siempre regresan.

Su negocio es importante para el turismo, puesto que llena las expectativas de ese público que busca este tipo de entretenimiento, genera movimiento comercial y genera empleo para los moradores, puesto que los insumos que utilizan, y la mano de obra de la zona, es su primera elección. Además lo complementan con su cordialidad, buen trato, variedad y buen gusto.

Garantizan a sus clientes un buen servicio, seguridad, gran trato y cordialidad. Los emprendedores son personas comunes haciendo cosas fuera de lo común. Sus rutinas son extenuantes, ellos no tienen pretextos, ni se dan el lujo de poner pretextos, porque lo que hacen no solo hacen para ellos, sino para todos quienes formarán parte de ese emprendimiento. Ahí está la esencia del emprendedor, buscan crecer y también hacer
crecer, generar comercio, para que su comunidad, su gente, los suyos puedan tener mayores oportunidades. Sus jornadas no tienen horario, muchas veces tienen que hacer de todo, y es lo que debe pasar, pues deben conocer todas las aristas de su proyecto, así por ejemplo, no es raro ver al emprendedor gastronómico limpiar las mesas, lavar los platos, cobrar, cocinar, manejar sus redes sociales y sus estrategias de venta; contratar, pagar planilla, servicios, etc. Todo eso no en 8 horas de jornada laboral, pues su horario no se parece en nada a algo exacto y estable. Ellos
están los días, las tardes, las noches y madrugadas (muchas veces) resolviendo problemas, buscando soluciones, ideando nuevas maneras de progresar.

Cada emprendedor lleva un niño en sus adentros, esos niños que juegan a crear, a los que no les puedes interrumpir, puesto que su actividad lúdica es lo más serio que tienen en la vida.

Cuando veas a un emprendedor, alégrate, porque atrás de él hay muchos sueños que nos llevan a todos a mejores días. Apóyale, aliéntale, hazle saber cuán valioso es él y cuán importante es su constancia y tenacidad para todos.

Compartir: